X

BLOG

Otra forma de aprender.


EL VALOR DE UNA GOMINOLA

Si estás expresando tu respuesta en céntimos, vas desencaminado.

Si pudieras ver la sonrisa y la alegría que provoca una simple gominola como estas, en cada uno de nuestros niños cuando logran cumplir con sus tareas, cuando alcanzan esos aprendizajes que les parecían imposibles, comprenderías de inmediato que hablamos de otra cosa.

Y por supuesto, el valor no está en la propia gominola, está en el reconocimiento a su esfuerzo y su aprendizaje, en la alegría que provoca aprender, en la felicidad que produce saber que los demás creen en nosotros, en lo que somos capaces de hacer; y que se alegran de nuestros logros.

La gominola da lo mismo, podría ser esa o cualquier otra, o un simple clip, o una pegatina… cualquier objeto en el que quepa todo esto y les permita llevarse esas sensaciones y esas emociones como trofeo merecido por el trabajo bien hecho.

Por eso creo que deberíamos reformular la pregunta, porque lo correcto sería preguntar:

¿Cuánto cabe en una gominola?

¡Gracias por visitarnos!

Por normativa legal te informamos de que este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación, personalizarla a tus gustos y realizar labores analíticas habituales. Al continúar navegando, aceptas su uso. Más información.

Acepto